Imserso. Termalismo social

Imserso. Termalismo social

   jcrop preview

Información  TERMALISMO SOCIAL:  http://www.imserso.es/imserso_01/envejecimiento_activo/termalismo/index.htm

“Hay un manantial célebre, cuyas burbujeantes aguas tienen un sabor ferruginoso (…), purgan el cuerpo, curan las fiebres y disipan las afecciones calculosas”. Esta es una de primeras referencias escritas sobre las bondades de las aguas ferruginosas, de Plinio el Viejo, naturalista romano del siglo I d.C. Los soldados de las legiones romanas utilizaban el agua caliente para tonificar y relajar sus cuerpos después de las largas marchas o los combates. Estas prácticas, trasladadas a la vida cotidiana, dieron origen a los primeros baños públicos de los que se tiene constancia, las termas romanas.

Desde entonces hasta principios del siglo XXI, el interés por las propiedades curativas de las aguas medicinales no ha hecho sino crecer. Hoy en día, el número de habituales de balnearios y lugares naturales en los que se puede disfrutar de las aguas minero-medicinales crece año tras año. Se ha roto el tabú de que estos baños y terapias por agua eran exclusivos de personas de edad avanzada. Cada vez más gente joven los utiliza para desconectar del ajetreo diario, relajarse, tratar problemas de piel o alguna de las dolencias producidas por el ritmo frenético de sus vidas, como la ansiedad o el estrés, con excelentes resultados. Además, muchos de los manantiales se encuentran en lugares de gran belleza natural, por lo que se pueden complementar las terapias con unos días de turismo

Está demostrada la efectividad de la hidroterapia para disminuir el dolor y mejorar la calidad de vida y función física en adultos con artrosis y cualquier otro tipo de problema reumático.

Publicar discusión

Se el primero en comentar “Imserso. Termalismo social”

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.